Seleccionar página

Cuando era pequeña jugaba a darles el pecho a mis muñecas, me encantaba y ya en aquel entonces tenía claro que cuando tuviera bebés querría hacer lactancia materna.

Aunque con Alma ya tengo la experiencia de 4 años de lactancia a David y José, que hicimos dos años con cada uno, creo que cada niño es un mundo y cada momento diferente, así que ésta vez no tiene nada que ver con las otras dos realmente, y como os he dicho en algún otro momento, parezco novata en algunas cosas, es que ya hace mucho tiempo de mis niños, sé que no se olvida pero quieras que no ha pasado tiempo.

Justo en el momento en el que Alma nació y le vimos la carita, ella sola se agarró al pecho, en ese momento es cuando ves el instinto, cuando te notas más cerca del mundo animal y primitivo, y actúas por instintos porque creo que esa es la magia de la maternidad, hacer caso a tu intuición.

Para que la lactancia sea exitosa, a parte de un tema emocional que creo que es importante y que os hablaré más adelante, pienso que es bueno preparar el cuerpo, hidratar el pezón y toda la zona del pecho, ya que una vez que nazca el bebé, el pecho aumenta bastante su tamaño para generar la leche que necesita el bebé. Yo durante el embarazo tenia el pezón súper sensible, con cualquier roce llegaba a ver las estrellas. Dos meses antes de dar a luz, empecé a hidratarlo bastante más, tenía aquél amargo recuerdo de los primeros días de lactancia, con aquél dolorcito…lo que hacía era ponerme de vez en cuando un poco de Purelan, que fue la crema que usé con los niños, ésta crema más bien es para cuando empiezas a dar el pecho, pero tenía tanta sensibilidad que creía que me estaba haciendo bien, así que como ya os he dicho que creo importante hacer caso a tu instinto, es lo que hacía y me fué genial. Después de la ducha también me ponía aceite de rosa de mosqueta para que estuviera bien hidratado cuando naciera Alma.

Llegó el momento, Alma nació y en el piel con piel abrió la boca y empezó a mamar como si lo hubiera hecho toda la vida, es impresionante! Si acaba de nacer, como puede ser?

Los primeros dos días estando en el hospital, y como empieza saliendo el calostro , la niña no se separaba del pecho, y oye…que no me dolía nada de nada! ya me había hecho yo mis ilusiones,y cómo tenía el recuerdo de que los primeros días duele mucho, creía que al ser la tercera iba a tener más suerte, pero vaya que no… que el dolorcito de los primeros días, al menos a mí, no me los ha quitado nadie! ¡¡ATENCIÓN!! CONSEJO TOP!

Cuando nacen los bebés tienen sobre unas 12 horas de actividad mamando, y una vez pasa ese período duermen, MAMIS!! aprovechad ese ratito para descansar vosotras! ya se que vienen visitas…pero cómo no lo hagáis, no podréis dormir luego, porque bebé querrá volver a comer y estaréis súper cansadas! yo estuve la noche de parto, sin dormir evidentemente, cuando Alma durmió, había un montón de visitas, yo no pude descansar y la noche siguiente ella estaba despierta queriendo mamar, así que estuve más de 48 horas sin pegar ojo! Para hacer las cosas sutiles, si las visitas no son de confi, crear un código secreto con vuestra pareja, una frase que os entienda, para que se encargue de decirle a la gente que se vaya, jajjaja puede ser…dame una pinza del pelo o un peine…algo que los dos os entendáis. Os lo recomiendo 100%

En cuanto llegamos a casa, aquello me empezó a doler, un dolor que cuando la niña abría la boca con esa ansia que ellos tienen para enganchar el pecho, yo cerraba los ojos y respiraba profundamente….y uufff! al momento se iba pasando pero las primeras succiones, me hacían revolverme de dolor.

Y entonces, siguiendo mi instinto, y cómo necesitaba ducharme, le puse el chupe para que me dejara, porque no había manera de que se desenganchara del pecho y claro.. una tiene al menos que asearse un poco! qué pasa? pues que la tetina del chupe es bastante pequeña, pero mi pezón no es pequeño, y entonces empezó a no abrir tanto la boca, me la cerraba y cogía el pezón mal, con lo que me salieron dos pequeñas grietas, que no llegaban a sangrar pero que os podéis imaginar lo que dolía eso.

Como ya sabéis que tengo a mi prima que es mi mejor asesora para todos estos temas, me recetó una pomada para que las grietas se fueran lo antes posible, y mano de santo, en dos días aquello se había ido. Pero os quiero decir a las que estáis en este proceso ahora, o las que tenéis que empezar, que os arméis de paciencia que todo pasa y que sólo son unos días. Yo me considero PRO LACTANCIA MATERNA totalmente, siempre respeto la opción de cada persona, pero en esos momentos hasta yo estuve apunto de vestirme a las 4 de la mañana liar a la niña en una manta y salir a la primera farmacia de guardia a comprar una lata de leche en polvo y un biberón, porque ya me desesperaba el dolor. Incluso Luis, muchas noches, daba un bote en la cama de alguna patada automática que se me escapaba cuando ella se cogía al pecho. Así que llorar, agobiarte, dar botes de dolor y todas esas cosas chicas son súper normales los primeros días. Pero como os he dicho antes, todo pasa aunque en ese momento lo veáis todo negro.

Y todo pasa eh… yo ahora ya tengo la sonrisa de felicidad con mi peque en el pecho, así que todo llega!

Y bueno, qué deciros de la MASTITIS. Cuando Alma tenía una semana, en plena subida de leche, con las grietas bien guapas ahí saliendo, y días sin dormir bien, una leve fiebre se empieza a apoderar de mí, yo creía que era GRIPE! pero si me había puesto la vacuna, como podía ser? Pues no era, no! Los pechos duros como si tuviera prótesis, vaya que aquello no era normal, un frío… dolor por todo el cuerpo, sudando, 39 de fiebre y temblores, que si los sumamos a que Alma estaba llorando cada dos por tres para comer, y que cada vez que la ponía al pecho venia aquél dolor tan majo… os podéis imaginar! Y en ese momento piensas, y dar el pecho es bonito? es una mierda!! y como no hablar de las emociones…esto no nos lo cuentan, lo normal es ver a una mamá dar el pecho tan dulcemente con una sonrisa en la boca mirar a su bebé, felicidad. Y tu te ves como os acabo de explicar, y qué puedes pensar? ufff yo no puedo, no valgo, sentimientos de culpabilidad, de sentirte mal contigo misma, etc. etc. etc. PUES NO! A mí me faltó el canto de un duro para ir a comprarle un bibi, y si lo hubiese hecho no soy peor que nadie, ni mejor que nadie. En ese momento si lo necesitáis hacerlo, porque cada una sabe hasta dónde puede sobrellevar esa situación. Si podéis ir tirando perfecto, pero no os podéis sentir mal por no hacerlo. En otro post os explicaré como fueron los primeros días de lactancia con José mi segundo, diferente a ella pero divertido también.

Aquí os voy a dejar las cremitas que yo probé para el pecho, tenía el Purelan que era la que ya conocía de antes y mi madre me trajo la de Suavinex, una la dejaba en la mesita de noche y la otra la llevaba en mi inseparable neceser para los primeros días de lactancia, ahora os cuento esto último. Las dos me han ido super bien, no os podría decir cuál de las dos me gustan más. Y la de las grietas, pero esta preguntar a vuestra comadrona antes porque con las otras dos no pasa nada si queda algún resto si el bebé mama, pero con esta al ser antibiótica hay que retirarla muy bien un tiempo antes de que el bebé se ponga al pecho. Siempre preguntar antes.

MI INSEPARABLE NECESER  DE LACTANCIA, súper necesario!! yo os aconsejaría que cojáis un neceser que os sea cómodo o una cestita, pero mejor un neceser que os podáis llevar en el bolso del bebé por si tenéis que salir que no os dejéis nada en casa olvidado. Y os digo los imprescindibles y os pongo fotos.

Agua. Esto es hiper imprescindible, en cuanto el bebé se pone en el pecho, como por arte de mágia, la boca por momento se reseca y como no tengas una botella de agua al lado…te secas! es impresionante lo instantaneo que es.

Gasas, yo las uso para limpiar el pezón de alguna pelusita y cuando usas las cremas para retirarla. Las mojaba con el agua y retiraba la crema del pezón, Los primeros días esto también duele.

Pezoneras.

– Crema para el pezón.

Pastillas para los entuertos de los primeros días y el hierro que me recetaron.

Aquello iba conmigo siempre, y la verdad que lo recomiendo 100%

Y hasta aquí mi experiencia con Alma, todo hay que decir que a la que pasan los primeros 15 o 20 días más o menos, todo se normaliza y la lactancia se vuelve mucho más llevadera, para mi es el método más cómodo, sano y económico, hay días que lo veo más sacrificado que darle un bibi porque está a cada rato en la teta, aunque a mi me encanta ese momento y esa conexión con ella, soy humana y me canso… pero si que pienso que es una etapa y que quiero vivirla así, que cuando sea grande ya no estará acostumbrada ni a los brazos, ni al pecho y que serán otras cosas las que nos ocupen.

Me encantaría poder compartir con vosotras vuestra experiencia, o si todavía no tenéis a vuestros babys vuestras dudas.

Muchos besitos!

Subscríbete para estar al día y recibe TOTALMENTE GRATIS el planificador para organizar tu batchcooking semanal

Gracias por subscribirte!